Skip to navigation – Site map
L'étude des dynamiques paysagères dans le temps long

La participación en la gestión del regadío como mecanismo
para afrontar el conflicto territorial: algunos ejemplos de ámbito sur‑europeo

Participation in irrigation management as a mechanism
to confront the territorial conflict: some examples on South‑European level
La participation dans la gestion de l’irrigation comme un mécanisme pour affronter le conflit territorial : quelques exemples d’échelle sud-européenne
Sandra Ricart, Anna Ribas and David Pavón
p. 73-86

Abstracts

Irrigation management is generating an interesting debate about the level of governance that collect their postulates. Traditional actors involved on the landscape dynamics seen as a new actor, Organized Civil Society, burst into scene demanding greater involvement in an issue that goes beyond the sectoral interest. In this context, the evolution of a management model that prioritizes the participation of all actors involved taking greater significance. A model named in this article as Irrigation Territorial Management Model (MGTR). With its application to different case studies in Spain, France and Italy emerge different mechanisms to minimize conflicts of interests by promoting the participation of stakeholders in decision-making process. Different in origin, nature and scale, we analyze three examples to extract future learning: the citizen mobilization, the Débat public and the Patto per l’Acqua.

Top of page

Full text

1 - El regadío como modelador de los paisajes culturales agrarios en la Europa mediterránea

  • 1 Se recoge aquí parte de la definición del concepto de paisaje utilizada por el propio Convenio de F (...)

1Los países euromediterráneos cuentan con una larga y rica trayectoria por lo que al impulso del regadío se refiere (De PASSÀ, 1823; LLAURADÓ, 1884; BRUNHES, 1902; CONAC, 1978; CUVILLIER, 1984; GIL y MORALES, 1992; BERGER et ROQUES, 2005). Los condicionantes climatológicos y orográficos que en ellos se dan cita, la huella que ha dejado el paso de numerosas civilizaciones o las buenas posibilidades de producción agrícola han estimulado la profusión de infraestructuras hidráulicas y sistemas de distribución del agua (IGLESIAS et al., 2007; HAMDY, 2008). Fruto del vínculo entre el agua y sus usos agrícolas se han propiciado unos paisajes que son la expresión dinámica de la actividad humana que, de manera constante pero cambiante, los ha posibilitado a lo largo de los siglos. La dimensión patrimonial que adquieren estos paisajes es innegable aunque sólo sea por su “carácter que resulta de la acción de los factores naturales y humanos y de sus interrelaciones”1 (CONSEJO DE EUROPA, 2001). Las características constructivas de los canales, en tanto que obras hidráulicas y como testimonios de una cierta cultura del agua, nos aportan pistas de primer orden sobre el funcionamiento y la organización de los espacios así como de sus protagonistas. Sin los sistemas de regadío que se han ido configurando a través de los siglos, la diversidad de paisajes culturales de carácter agrario que caracteriza la Europa mediterránea sería del todo inexistente.

2Las vicisitudes actuales que atraviesan muchos de estos paisajes los sitúan en una encrucijada de resultado incierto. Por un lado es verdad que en los últimos años se viene asistiendo a una creciente sensibilización ciudadana e institucional que se hace eco de sus valores socioeconómicos, ambientales y patrimoniales, auspiciando su carácter multifuncional (BRUNSTAD et al., 2005; DUFOUR et al., 2007; FROLOVA, 2008; ERCOLINI, 2010; ALDOMÀ, 2012; ASPE, 2012; MARWAN et al., 2012; VALLERANI, 2012). Pero por otra parte, no es menos cierto que los regadíos históricos que han hecho factible el mantenimiento de estos paisajes están atenazados por diversos factores que pueden conducirlos a un estadio de degradación que puede llegar a ser irreversible (HERMOSILLA, 2010). Se ha de incluir aquí la propia evolución que experimenta el regadío tradicional; también, a veces, el proceso de ocupación depredadora y poco ordenada del espacio agrícola ya sea por el asentamiento de actividades irregulares no agrícolas, por los crecimientos urbanísticos desaforados de las poblaciones limítrofes o por el trazado de grandes infraestructuras de comunicación. Igualmente, se ha de añadir, en muchos casos, el incumplimiento de leyes y normativas que, aunque se promulgan al amparo teórico de esta mayor sensibilidad, no siempre responden con suficiente determinación para ser aplicadas con una mínima efectividad.

3Actualmente conviven, en algunos casos, sistemas de riego abandonados cuyos vestigios se muestran sin aparente lógica ante los ojos del profano con nuevos proyectos de regadío o procesos de modernización de los mismos (GROENFELDT, 2006; CAIROL et al., 2009; BREBBIA et al., 2010). Países como España, Francia e Italia simbolizan la plenitud de un modelo de desarrollo indisociable de la presencia del recurso agua en toda actividad económico-productiva capaz de dinamizar el territorio (Del MORAL, 2009). Este artículo tiene por objetivo analizar y aportar elementos de debate en torno a los usos y conflictos actuales de los canales como principales infraestructuras de regadío en el ámbito de la Europa meridional. En primer lugar se presentan los principales cambios experimentados en la gestión del regadío que están llevando a la necesidad de una nueva formulación en su enfoque de gestión, el Modelo de Gestión Territorial del Regadío (MGTR). Este enfoque sirve de base para el análisis de tres casos de estudio de ámbito sur-europeo: el canal Segarra-Garrigues, el canal de la Neste y el canal de la Muzza. A continuación, y a partir de esta aproximación práctica, se detallan y evalúan tres mecanismos basados en la implantación de distintos modelos de participación con el fin de reducir los conflictos entre los diversos usos y usuarios del agua: la integración de la movilización ciudadana en el modelo de gestión de los recursos hídricos, la instauración del debate público (Débat Public) como mecanismo político decisivo ante la propuesta de proyectos de afectación multisectorial y la redacción de un pacto por el agua (Patto per l’Acqua) capaz de reunir a todas las partes interesadas. Unos mecanismos que se justifican ante la necesidad de afrontar retos de escala, de magnitud y de contexto globales y que aportan experiencia y aprendizaje en la mejora de las relaciones entre las diferentes partes interesadas que conforman la gestión de los recursos hídricos. En última instancia, deben acotar las bondades y las limitaciones de cada uno de los mecanismos a favor de la participación con el fin de ayudar a la legitimación de los canales de regadío ante el conjunto de la sociedad.

2 - Cambios y oportunidades en los nuevos enfoques de la gestión del regadío

  • 2 El concepto de participación pública genera debate aún hoy en día, cinco décadas después de su na (...)

4En los años precedentes ha tenido lugar una destacada movilización científica y social en torno a los usos del agua y, de forma especial, sobre el sector socioeconómico de mayor consumo: la agricultura de regadío (GRUPTA et al., 2010). A resultas de ello el modelo de gestión tradicional del regadío se ha visto condicionado con el fin de dar respuesta tanto a las nuevas premisas de escasez y eficiencia del recurso agua como a las reclamaciones de una mayor gobernanza participativa (BISWAS, 2008). Todo ello en sintonía con la normativa europea vigente y con las nuevas perspectivas que abre la aplicación de la Estrategia Europea 2020. El esquema tradicional de la gestión del regadío, dominante en Europa y definido aquí como Modelo de Gestión tradicional del Regadío (MGtR) se ha caracterizado por la existencia de una relación piramidal entre sus tres protagonistas: el Estado, el Sector Privado y la Comunidad Rural (RUF y RIAUX, 2008). Así, al inicial protagonismo del Estado (E) (y sus organismos competentes) como planificador e interventor de un regadío concebido como principal factor de desarrollo socioeconómico, se le ha unido, de forma progresiva, el Sector Privado (SP) como actor finalista de los proyectos infraestructurales requeridos. A todo ello se le añade, además, la creciente reivindicación por parte de la Comunidad Rural (CR) de una mayor disponibilidad de recursos hídricos y de representación sectorial en los organismos responsables de su gestión. Sin embargo, con el paso del tiempo y debido a los cambios experimentados en el enfoque de la gestión de los recursos hídricos y el interés por el estado del medio ambiente, la visión eminentemente productivista del regadío se ha visto condicionada por el auge de un discurso que aboga por una mayor atención a los aspectos ambientales y a la gestión de los bienes públicos, como son el agua o la tierra (GLEICK, 2003; PAHL‑WOSTL et al., 2007). Con ello, un cuarto protagonista de carácter básicamente ambiental ha entrado en escena de forma puntual e incipiente, la Sociedad Civil Organizada (SCO). Un actor que reúne ámbitos diversos de la sociedad quienes, a través de la acción colectiva y sobrepasando el interés meramente sectorial, se postulan como integradores de las nuevas funciones y usos vinculados al regadío. En este sentido, la participación pública y la implicación de las partes interesadas2 son cada vez más relevantes ante unos usos del agua en competencia (económicos, ambientales, sociales, recreativos, patrimoniales, paisajísticos). Una cuestión agravada por la toma de conciencia de la incertidumbre constante (CALLON et al., 2001) y la creciente concienciación social ante el valor que supone el disponer o no del recurso agua (KASHYAP, 2004; CHARTRES y VARMA, 2011; VAUX, 2012).

2.1 - Hacia un Modelo de Gestión Territorial del Regadío (MGTR)

5La complejidad que envuelve la gestión del territorio conlleva implícitamente la aceptación de condicionantes como la escasez de recursos naturales, el mantenimiento y/o acentuación de conflictos entre usuarios, el auge de los aspectos ecológicos o la necesaria legitimación social de toda actividad de afectación multisectorial (VON KORFF et al., 2004). De ahí que, también de forma implícita, desde la década de 1980 se venga primando una forma de interpretar el territorio y las actividades que éste sustenta como un elemento estratégico de primer orden (RUGGIE, 1993; REUVENY et al., 2011). Livingston (1995: 216) lo ha resumido así: “en el ámbito rural, la falta de acceso al agua para el riego se percibe como una pérdida de oportunidad de desarrollo, de fortaleza cultural y de control sobre su propio futuro”. En este contexto marcado por la puesta en valor de la matriz territorial y de los recursos naturales, el nivel de gobernanza del MGtR se ha visto cuestionado por su debilidad holística, incapaz de responder a las nuevas demandas de valores y funciones asociadas a la agricultura de regadío (RÖCKSTROM et al., 2010).

6El debate sobre la gestión de los recursos hídricos viene condicionado por la mezcla de valores tangibles (medibles y/o cuantitativos, como el valor económico o productivo de un recurso) e intangibles (difíciles de cuantificar, tales como los valores culturales, espirituales o de equidad inter e intra generacional) (ALDAYA y LLAMAS, 2012). El MGTR se postula desde un nuevo enfoque donde la gobernanza de los actores es un factor clave para la consecución de una gestión acorde con la disponibilidad del recurso agua y la diversidad de valores y funciones otorgados al regadío (RICART, 2012). Un sistema integrador y relacional que tenga presente las premisas de todos aquellos actores vinculados al regadío desde una perspectiva territorial, de tal forma que sea la representación del conjunto del territorio implicado el que condicione la dinámica futura del regadío. Con ello, se persigue un nuevo enfoque más acorde a los cambios que se están dando en el paradigma que hasta hace poco ha imperado en la gestión del agua y, en particular, del regadío: del modelo hidráulico tradicional de carácter eminentemente productivista al modelo holístico de intereses territoriales que dibuja una perspectiva inter e intrasectorial (DEL  MORAL, 2008; ALDOMÀ, 2009). Auspiciado por la creciente reclamación de la sociedad de una mayor implicación en la gestión de los bienes públicos y la preocupación por la conservación y mejora del medio ambiente (JOLIVEAU y AMZERT, 2001), el MGTR se propone integrar este carácter ambiental al proceso de gestión territorial. Así, el modelo se construye apoyándose en un marco de fisonomía rombal donde dos ejes (interés y priorización) definen el grado de gobernanza del proyecto así como la relación de afinidad y/o conflicto entre los actores responsables de su gestión (fig. 1). Por un lado se dispone de un eje vertical que plasma la tendencia hacia la priorización de un uso u otro (determinando con ello el carácter sectorial o territorial del modelo de gestión) y, por el otro, de un eje horizontal que muestra el tipo de interés dominante (si prevalece el interés público o se afianzan los derechos privados).

Fig. 1

Fig. 1

Esquema del Modelo de Gestión Territorial del Regadío (MGTR).

Fuente: elaboración propia.

7Este modelo permite situar los cuatro actores anteriormente presentados para responder a dos cuestiones básicas: ¿qué influencia debe tener la SCO en la definición del papel del regadío como factor clave del desarrollo territorial?, y ¿qué grado de complicidad entre actores debe promoverse para mejorar la gestión del mismo desde una perspectiva territorial? El objetivo último es lograr una mayor complicidad entre actores que permita la renuncia a los intereses únicamente particulares en pro de un mínimo bien común (TURRAL et al., 2010). No podemos obviar pues que, si bien buena parte de los factores que han impulsado el desarrollo del regadío en el pasado (asentamiento de la población, reducción de la pobreza rural, cambios en la dieta alimentaria) continúan siendo válidos, estos requieren, cada vez más, de un equilibrio con el resto de usos consuntivos del agua, de la mitigación de los impactos negativos de la agricultura en los ecosistemas naturales y del reconocimiento social que conllevan sus decisiones (ROSEGRANT et al., 2002; LIPTON et al., 2003; MOTION, 2005; NOVO y GARRIDO, 2011).

2.2 - La gobernanza como factor clave del cambio de modelo

8La aplicación del MGTR se basa en la promoción de la gobernanza como mecanismo de acuerdo entre intereses dispares. No obstante, la visión heredada de la gestión de los recursos naturales (técnica, experta y sectorializada) ha insistido en un discurso contradictorio de la relación entre el auge de la participación social y la mejora de la gestión. Sin embargo, la evolución social parece caminar en sentido contrario ya que el entorno es cada vez más complejo por su incertidumbre y dinamismo (RUANO, 2010; UNIÓN EUROPEA, 2001). Las temáticas a tratar son cada vez más globales y están progresivamente más interconectadas. Por tanto, son más difíciles de segmentar, de definir y de abordar mediante las especializaciones que se han ido construyendo por sectores (ARMITAGE, 2008). Así, parece insuficiente disponer de las mejores alternativas técnicas que aseguren el impulso y la viabilidad de un proyecto si con ello se mantiene al margen la implicación de los actores con mayor o menor grado de protagonismo (SUBIRATS, 2006). En consecuencia, se hace muy difícil avanzar en la mejora de la gestión territorial sin compartir retos y responsabilidades entre poderes públicos y privados, organizaciones y sociedad representativa.

  • 3 Resulta difícil separar la promoción de la « gobernanza » como suma de actores del impulso del co (...)
  • 4 Su caracterización no se limitará a una única definición. Algunos la considerarán desde el enfoqu (...)
  • 5 Para Pierre y Peters (2000) son numerosas las razones que justifican el interés creciente por la (...)
  • 6 Existen ciertas condiciones necesarias para lograr una « buena gobernanza », entre otros: la incl (...)

9El término « gobernanza » constituye, junto al desarrollo sostenible y la gestión integrada de los recursos hídricos3, una de las expresiones más utilizadas en el vocabulario sociopolítico contemporáneo (PETIT, 2004; FROGER, 2006). Concepto polisémico por excelencia4, se puede definir como “el conjunto de procesos y métodos mediante los cuales la sociedad y las instituciones, públicas y privadas, gestionan los aspectos comunes” (LARDON et al., 2008: 21). Se puede entender como un compromiso entre la coordinación de las acciones individuales y las formas de gestión colectiva, una nueva forma de organizar el poder y de gobernar la sociedad5 (RHODES, 1996). En consecuencia, su caracterización se aplica a diferentes temáticas, como el medio ambiente (« gobernanza ambiental ») o los recursos hídricos (« gobernanza hídrica ») (STOCKER, 1998; DELGADO et al., 2007). Esta última, la « gobernanza hídrica » se define como el conjunto de sistemas políticos, sociales, económicos y administrativos puestos en marcha para el desarrollo y la gestión de los recursos hídricos y la provisión de servicios de agua a diferentes niveles de la sociedad (ROGERS et al., 2006). Una forma de definir los márgenes de maniobra de la diversidad de actores implicados de forma más o menos directa y vinculante: empresas y firmas multinacionales, poderes públicos, representantes sectoriales, colectividades territoriales y ONG (principalmente de carácter ambiental, aunque cada vez más existe una transversalidad para integrar las plataformas vecinales o territoriales). En este sentido, y con el fin de favorecer la relación entre la totalidad de las partes interesadas y obtener resultados de carácter socioeconómico y ambiental se lleva impulsando el concepto de « buena gobernanza »6, donde el territorio aparece como la matriz privilegiada para comprender las relaciones que la sociedad establece con los recursos naturales de su entorno y su capacidad de influir en el modelo de desarrollo vigente.

2.3 - El MGTR en tres casos de estudio sur-europeos7

  • 7 Los resultados expuestos en este apartado son fruto de la investigación de campo llevada a cabo p (...)

10Con el fin de discernir la complejidad asociada a la dinámica del regadío como factor de construcción del paisaje agrario sur-europeo y motor de su desarrollo, se analizan algunos ejemplos de gestión desde la promoción de la participación y, con ello, del impulso de la gobernanza. Para ello, se parte de la principal infraestructura representativa del binomio agricultura-agua, el canal de regadío, alrededor de la cual confluyen los dos principales paradigmas en materia de gestión hídrica vigentes: el modelo estructuralista hidráulico y los nuevos enfoques que conciben el agua como un activo ecosocial. Unos paradigmas que coinciden en todo proyecto hidráulico de envergadura y, más aún, en aquellos proyectos de regadío relevantes, con una dilatada crónica de reivindicaciones, aspiraciones, negociaciones, propuestas y propósitos que se desdibujan con el paso del tiempo (ALDOMÀ, 2007).

11Así, tanto desde la gestión como mecanismo de respuesta a una demanda territorial (¿qué hacemos?) como desde la perspectiva de la gobernanza como mecanismo de respuesta a una demanda social (¿cómo y con quién lo hacemos?), la aplicación del MGTR en los tres canales de regadío seleccionados permite aproximarse tanto a los discursos particulares de cada contexto como a los puntos de encuentro en común. El canal Segarra-Garrigues (Lérida, España), el canal de la Neste (Hautes-Pyrénées, Francia) y el canal de la Muzza (Lodi, Italia) representan tres formas particulares de concebir la gestión del regadío (fig. 2).

Fig. 2

Fig. 2

Situación de los tres casos de estudio: el canal Segarra-Garrigues, el canal de la Neste y el canal de la Muzza.

Fuente: elaboración propia.

12Si bien todos ellos parten de unas características históricas y unos usos e intereses similares, su evolución viene marcada por experiencias particulares de adaptación al cambio de paradigma en la gestión del agua (tab. 1 y tab. 2).

Tab. 1

Tab. 1

Características básicas de los canales de regadío analizados: el canal Segarra-Garrigues, el canal de la Neste y el canal de la Muzza.

Fuente: elaboración propia a partir de Aldomà, 2007, Ricart, 2012, y las aportaciones de Sylvie Clarimont (Université de Pau et des Pays de l’Adour), Olivier Marchant (Observatoire de l’Adour), y Ettore Fanfani (Consorzio di Bonifica Muzza Bassa Lodigiana).

Tab. 2

Tab. 2

Actores implicados en la gestión de los canales de regadío analizados: el canal Segarra-Garrigues, el canal de la Neste y el canal de la Muzza.

Fuente: elaboración propia a partir de la información facilitada por los expertos consultados en cada uno de los casos de estudio. Leyenda: MAGRAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), MEEDDM (ministère de l’Écologie, du Développement durable et de l’Énergie), MAAP (ministère de l’Agriculture et de l’Agroalimentaire), MIPAAF (Ministero delle Politiche Agricole, Alimentari e Forestali), MATTM (Ministero dell’Ambiente e della Tutela del Territorio e del Mare).

2.3.1 - El canal Segarra-Garrigues

13El paisaje de regadío que se extiende entre las llanuras de secano que caracterizan el interior de la provincia de Lérida ejemplifica la coexistencia de una dualidad paisajística del territorio, entre los valores productivos de la actividad rural y las funciones ecológicas y forestales de la matriz natural. Allí donde históricamente, desde mediados del siglo XIX, se lleva impulsando el gran regadío contemporáneo (canal de Urgell) el paisaje se fragmenta, con parcelas de reducidas dimensiones que conforman un rompecabezas difícil de sumar como un todo. Sin embargo, en los proyectos de regadío más recientes (canal de Aragón y Cataluña, canal Algerri-Balaguer o el mismo canal Segarra-Garrigues) el paisaje se ha visto condicionado por la concentración parcelaria. En todos los casos resulta difícil no dar con alguna infraestructura hidráulica destinada a la distribución del agua o con un ejemplo de mecanismo de riego tecnificado. Ambos caracteres son la respuesta a una adaptación constante de las actividades socioeconómicas afines al desarrollo rural y del vínculo de éstas con su entorno más próximo, a veces a favor del cambio (la modernización del regadío y la industrialización del secano) y otras en contra (la priorización del entorno natural como sustento ambiental).

14La reivindicación del canal Segarra-Garrigues responde a una demanda social de riego histórica ante el riego existente en el Urgell, donde se impulsó el regadío a través del canal de Urgell, ya en el siglo XIX. Precisamente con el objetivo de ampliar la superficie inicialmente prevista como regable por dicho canal, se concibió un segundo canal, también con origen en el río Segre y conocido como Segarra-Garrigues, que discurriera a una cota superior y que permitiera abrazar una amplia extensión contigua de riego pero ubicada a una mayor altitud (ALDOMÀ, 2007; MUÑIZ, 2010). Proyectado el trazado final a mediados de la década de 1990, los trabajos de construcción se iniciaron en 2002. Con 85 km de longitud desde el embalse de Rialb y hasta el embalse de L’Albagés, el canal principal agrupa 70.150 hectáreas de superficie, con 73 municipios afectados a lo largo y ancho de seis comarcas: Noguera, la Segarra, l’Urgell, el Pla d’Urgell, les Garrigues i el Segrià (fig. 3).

Fig. 3

Fig. 3

El canal Segarra-Garrigues y su entorno.

Fuente: elaboración propia.

15El debate en torno a la disponibilidad de agua y a su prioridad de uso arranca con bastante anterioridad a su entrada en servicio. Estos factores, junto a la viabilidad económica de la infraestructura, la constancia del conflicto de intereses entre regantes y ambientalistas (que redujo la superficie destinado al riego inicialmente proyectada) y la falta de comprensión social del proyecto ponen en cuestión la legitimidad del mismo. A inicios de 2013 había poco más de 3.000 ha regadas de las cerca de 25.000 ha finales destinadas a la transformación del secano en regadío.

  • 8 El uso urbano o de boca también forma parte de las demandas de agua que suma el canal, un uso que (...)

16El canal Segarra-Garrigues es una infraestructura cogestionada entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el gobierno autonómico de la región, la Generalitat de Catalunya. El primero es responsable del canal principal (realizado por la empresa estatal AcuaEbro) y, el segundo, de la concentración parcelaria, la red de distribución secundaria y terciaria así como de la construcción del pantano de L’Albagés (realizado por la empresa pública Infraestructures de la Generalitat de Catalunya S.A.U). La disponibilidad de agua necesaria para asegurar las funciones del canal es potestad de la Confederación Hidrográfica del Ebro (organismo de cuenca estatal) mientras que los aspectos ecológicos del proyecto de canal son responsabilidad de la Agencia Catalana del Agua (administración hidráulica dependiente de la Generalitat de Catalunya). El canal debe satisfacer las demandas de diferentes usos8 representados por el sector agrario (con los diferentes sindicatos agrícolas y la comunidad de regantes del canal Segarra-Garrigues como máximos exponentes), el sector hidroeléctrico (representado por la empresa Fecsa-Endesa), el sector ambientalista (SEOBirdLife e IPCENA, así como EGRELL, responsables de la defensa de los hábitats esteparios por donde transcurre el canal), la demanda lúdico-recreativa (con la asociación Lleida Ambiental como ejemplo) y la visión territorial (con la plataforma ciudadana Aigua per Unir como elemento de debate).

  • 9 El principal elemento diferenciador entre el canal Segarra-Garrigues y el canal de la Neste y el (...)
  • 10 En el año 2000 la Comisión Europea (CE) iniciará un procedimiento de infracción contra España (y (...)

17Más allá de la reivindicación histórica y de las características físicas del propio canal, el factor a destacar de dicho proyecto –con respecto a los otros dos que se presentarán a continuación9− es la movilización social que ha generado, destacable en dos sentidos (RICART, 2012). Por un lado, la movilización de carácter ambiental impulsada por las entidades conservacionistas (capitalizada por SEOBirdLife, IPCENA y EGRELL) y suscitada alrededor de la declaración de Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA)10, con una afectación a más de la mitad de la superficie del proyecto. Por el otro, la superación de la movilización estrictamente ambiental hacia otra de tipo más transversal donde se incluyen sectores diversos de la sociedad leridana. Su reflejo queda patente con la firma del Manifest per Vallbona (2004), la creación de la plataforma ciudadana Compromís per Lleida (2007) y su evolución hacia la plataforma Aigua per Unir (2010). El objetivo ha sido y es claro: entender el canal concebido históricamente desde el carácter productivista del agua como un canal que aglutine la diversidad de intereses de la sociedad del siglo XXI y donde la vertebración del territorio sea el factor clave para integrar los valores socioeconómicos, ambientales y culturales del mismo. Este carácter multisectorial de dicha plataforma representa un valor añadido a su cometido: hacer de la diversidad un factor de integración y legitimación de discursos a priori enfrentados.

2.3.2 - El canal de la Neste

18El paisaje configurado por el canal de la Neste es resultado del contraste entre el mosaico forestal que ve nacer sus aguas y la matriz rural que las utiliza para el cultivo cerealístico y los pastos que dominan el valle de Lannemezan (fig. 4).

Fig. 4

Fig. 4

El canal de la Neste a su paso por Lortet.

Fuente: elaboración propia.

19Inaugurado en 1862, este canal de 29 km conduce las aguas por gravedad desde el río Neste, un afluente de la Garona, hasta el valle de Sarrancolin, dentro del Système Neste. Se trata de un complejo hidráulico de diecisiete ríos artificialmente realimentados e interconectados (VILLOCEL et al., 2010). Además de su función agrícola, juega un rol estratégico al servicio del medio ambiente y de la economía de la región (TARDIEU, 1999). Desde su concepción, esta obra estatal ha tenido un aprovechamiento multifuncional: drenaje, regadío, navegación, uso hidroeléctrico y uso de boca.

  • 11 Loi nº 51-592 du 24 mai 1951 relative aux comptes spéciaux du Trésor pour l’exercice 1951 (actual (...)
  • 12 Creada por Decreto del Consejo de Estado del 6 de enero de 1959 a efectos de la planificación reg (...)
  • 13 Cada usuario establece con la CACG un contrato de « acuerdo de restitución » como garantía que la (...)
  • 14 La Commission Neste es el órgano encargado de la gestión de los recursos hídricos del système Nes (...)

20A fin de comprender los orígenes de su sistema de gestión debemos remontarnos a finales de la década de 1950, momento en que se crean las Sociétés d’Aménagement Régional11 con la pretensión de limitar el éxodo rural de las zonas más deprimidas. La Compagnie d’Aménagement des Coteaux de Gascogne (CACG)12 será una de las instituciones de economía mixta creadas a nivel interdepartamental (Hautes-Pyrénées, Gers, Haute-Garonne, Tarn-et-Garonne et Lot-et-Garonne) que rápidamente se convertirá en el operador y gestor directo13 del canal de la Neste. La gestión del canal evolucionará en paralelo a la consulta con los interesados, ya sean institucionales, administrativos o particulares. Teóricamente la CACG se encarga, mediante mecanismos técnicos, financieros y sociales del agua, de evitar las crisis de gestión y de gobernanza de los recursos hídricos. En convencimiento de la necesidad de la gestión colectiva (que permite anticiparse a dificultades eventuales) su organización y funcionamiento mediante la Commission Neste14 (1990) es un ejemplo de integración entre oferta (usos) y demanda (usuarios).

  • 15 Las ASA’s son instituciones públicas de carácter administrativo creadas mediante la Orden 2004-63 (...)
  • 16 A lo largo de la última década los episodios de sequía se han hecho más regulares e intensos (ver (...)

21Si bien el modelo de gestión del canal viene condicionado por el papel de la CACG como gestor y, en buena medida, como marco de encuentro entre los intereses confrontados, vale la pena resaltar el papel que juega la categoría de la SCO, donde un solo actor, la asociación ambientalista France Nature Environnement (FNE) capitaliza la respuesta socioambiental frente a la visión más productivista del sector agrario, defendido por el sindicato agrícola dominante, la Fédération nationale des syndicats d’exploitants agricoles (FNSEA). Notoria es, también, la interrelación entre el SP y la CR, pues se intuye una dualidad representativa del regante, ya sea bajo la consideración contractual con la CACG o como miembro de una Association syndicale autorisée d’irrigation15 (ASA’I) de carácter administrativo y de menor representación territorial. Los usos consuntivos no se han visto modificados de forma importante con el paso del tiempo16, si bien cabe destacar el auge que han experimentado los usos no consuntivos del mismo, como los condicionantes ecológicos o el uso hidroeléctrico.

2.3.3 - El canal de la Muzza

22La configuración del paisaje de los alrededores de Lodi, en el corazón de la región lombarda, es indisociable de la presencia del agua del río Po. Un paisaje que no olvida su origen lacustre, donde el Lago Gerundo configuró una tierra de aguas profundas permanentes que con el paso del tiempo serían drenadas y convertidas en terrenos agrícolas a través de la construcción de acequias y canales (fig. 5).

Fig. 5

Fig. 5

El canal de la Muzza como vertebrador del paisaje lodigiano.

Fuente: elaboración propia.

23Con el desarrollo económico de la región de Milano a partir de la década de 1970, la compatibilidad de usos a los que deberán hacer frente los principales lagos alpinos como garantía de disponibilidad de agua (producción de electricidad y fomento del turismo) modificará el paisaje histórico lodigiano: del monocultivo del maíz a la priorización de una cierta diversificación de cultivo (como las leguminosas o los cultivos hortícolas), con el objetivo de adaptarse a la disponibilidad cambiante del recurso agua.

  • 17 Constituido mediante el R.D n. 2010 del 21-11-1938 como ente público no económico supervisado por (...)
  • 18 Constituido en 1990 a partir del D.P.G.R. n. 21157 del 12-10-1989, representa la fusión entre un (...)

24Ubicado en el centro de la llanura lombarda, el canal de la Muzza es la obra de referencia de la ingeniería hidráulica del territorio lodigiano. Proyectado en 1220 como derivación del río Adda cerca de Paullo, recorre 61 km a lo largo de 69 municipios y distribuye el agua a través de cuatrocientos canales secundarios. Promovido con el fin de mejorar las condiciones agronómicas del valle mediante el drenaje de las aguas y la mejora del regadío tradicional, con el paso del tiempo ambas funciones siguen siendo prioritarias pero comparten protagonismo con otras funciones económicas (producción de energía hidroeléctrica y termoeléctrica) y sociales (espacio lúdico y de educación ambiental). Una multifuncionalidad gestionada desde la integración de usos y usuarios en un marco participativo estructurado por el Consorzio dell’Adda17 y el Consorzio di Bonifica Muzza Bassa Lodigiana18. Con su función de mediador entre las partes interesadas en confrontación, el primero gestiona la relación entre los intereses del regadío y los del sector hidroeléctrico desde su potestad de decisión sobre el uso prioritario del agua en cada momento. Por su parte, el segundo gestiona el uso prioritario ante los usos del agua (consuntivos o no) presentes en el valle en función de las necesidades del territorio según época y demanda.

25Los tres casos radiografiados coinciden en la necesidad de adaptarse a la incertidumbre que conlleva la variabilidad en la disponibilidad del recurso agua así como a la diversidad de las partes interesadas y de los postulados defendidos. Cada uno aporta, sin embargo, cierta particularidad, ya sea por su propia caracterización (más productivista, ambientalista o integradora), por su enfoque ante la gestión del mismo (sectorial, participativo, en busca de la legitimidad social) y por la naturaleza prioritaria de sus retos futuros (socioeconómicos, ecológicos, políticos).

3 - Algunas experiencias impulsadas
con el fin de minimizar el conflicto
de intereses

26Los tres canales de riego ejemplifican distintas situaciones de conflicto entre partes en competencia por los recursos hídricos. Una realidad ante la cual cada uno de los gestores ha respondido de forma particular. Desde la aceptación y convivencia institucional con representantes de la movilización ciudadana a la redacción de un pacto por el agua como ejemplo de cogestión, pasando por la celebración de un debate público a favor del arbitraje sobre la conveniencia o no de un proyecto infraestructural de repercusión supralocal.

3.1 - La movilización ciudadana

  • 19 WWF, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra y SEO/Birdlife.
  • 20 Una Nueva Cultura del Agua auspiciada por la fundación del mismo nombre (Fundación Nueva Cultura (...)

27El caso del canal Segarra-Garrigues representa el ejemplo más claro del papel preponderante que adquiere la movilización ciudadana. Una variable en auge a raíz del interés y la preocupación por el estado ecológico de los ríos peninsulares y sus valores paisajísticos en contraposición al modelo desarrollista del paradigma hidráulico. Desde la década de 1990 una parte de la sociedad se ha organizado y movilizado para reclamar un modelo de gestión de los recursos hídricos capaz de afrontar los retos que supone tanto su disponibilidad como su priorización de uso. Una sociedad que ha promovido nuevas formas de participación y de debate más allá de su pertenencia a las organizaciones ecologistas con representación en el Consejo Asesor del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente19. Con ello, un buen número de plataformas, entidades y agrupaciones ciudadanas han focalizado su actividad en la defensa del buen estado de los ríos que abastecen algunas de las principales zonas de regadío de la península ibérica (Plataforma del Guadalquivir, Red Tajo, Ojos del Guadiana Vivos, Plataforma en Defensa del Ebro). Una demanda en sintonía con los postulados de la Nueva Cultura del Agua (NCA)20: « los ríos son ecosistemas vivos », « no hay gestión del territorio sin gestión del agua » y « el debate público y la participación real en las decisiones son esenciales » (LÓPEZ VERA, 2008).

28Parte de las movilizaciones también han sumado la visión socioeconómica a la variable ambiental con el fin de priorizar el desarrollo integrado del territorio. Una visión holística de los retos que debe afrontar un territorio desde la complejidad que conlleva el poder compatibilizar un determinado modelo de desarrollo socioeconómico con las contrapartidas ambientales de su puesta en marcha. Un ejemplo de dicha voluntad de integración de variables y superación de escalas temporales y contextuales lo encontramos en los orígenes del canal Segarra-Garrigues, con la redacción del Manifest de Vallbona y la posterior constitución de la plataforma Compromís per Lleida (desde 2010, Aigua per Unir). Un manifiesto refrendado tanto desde el sector agrarista como ecologista y que deviene la base de una posterior aceptación político-social que une ciudadanía, promotores del proyecto e instituciones leridanas. Se defiende así la necesidad de una infraestructura hidráulica como factor clave del modelo de desarrollo socioeconómico basado en el regadío pero también como figura clave de la vertebración de un territorio más alejado de los reflujos de la dinámica urbana del resto de provincias catalanas. La lentitud con la que se ejecuta su construcción y el propio lastre de no encontrar interlocutor institucional para las demandas sociales propuestas afectarán el fenómeno movilizador del canal, reduciendo su protagonismo. Sin embargo, la legitimación territorial de la infraestructura hidráulica más importante de los últimos años será, cada vez más, una preocupación para los entes gestores. Ello llevará a una transformación gradual de los firmantes del Manifest pasando de la reivindicación a la formulación de propuestas capaces de integrar el canal Segarra-Garrigues en el modelo de gestión hidrológico de ámbito catalán. Se busca así aumentar la gobernanza del proceso de decisión y compatibilizar los recursos disponibles con los usos demandados y la participación de la sociedad. En definitiva, expandir el interés del canal a escala global de país, donde se considere el Segarra-Garrigues como una pieza clave para el modelo de gestión hídrica de Cataluña.

3.2 - El Débat Public

  • 21 Una Ley que será reformada por la Loi sur l’eau de 1992, que concretará la descentralización de l (...)

29El modelo francés de gestión de los recursos hídricos se ha caracterizado por anticiparse a la participación de los diferentes actores implicados debido a dos casuísticas: la naturaleza jurídica del agua y las reglas de distribución de sus competencias y usos. La Loi sur le régime et la répartition des eaux et la lutte contre la pollution21 de 1964 ya marcó la tendencia en favor de un enfoque multisectorial que daría lugar a la definición de un espacio de encuentro y debate entre los representantes de cada uno de los usos del agua a nivel territorial. De hecho, la implicación social ante los aspectos ambientales de los recursos hídricos ha evolucionado desde la imposición o aceptación modernista de la post-guerra a la oposición ambiental de la década de 1970 y 1980 y la participación eco-ciudadana desde la década de 1990 (CLAEYS-MEKDADE, 2006). Será precisamente en la década de 1970 cuando nacerán los « nuevos movimientos sociales », los cuales se diferenciarán del modelo anglosajón de grandes federaciones nacionales e internacionales y darán lugar al « modelo francés de la decisión pública », del que la FNE es buen ejemplo (MÜLLER, 1992).

  • 22 Loi nº 95-101 du 2 février 1995 relative au renforcement de la protection de l’environnement y (...)
  • 23 Institución creada con el fin de decidir sobre la necesidad de organizar un debate que garantice la (...)
  • 24 El origen del proyecto fue resultado de la sequía que afectó el valle de Lannemezan en la década de (...)

30La Loi Barnier22 es, día de hoy, la herramienta jurídica francesa más exitosa en el proceso de impulso de la democracia participativa. Esta ley promocionará la participación de la sociedad y de las asociaciones en aquellos proyectos susceptibles de suponer un impacto significativo sobre el medio ambiente. Ello comportará la creación de la Commission Nationale du Débat Public23 (CNDP) y la configuración del modelo de debate público (Débat Public). Instaurado en Francia a principios de la década de 1990, este mecanismo fruto de un contexto histórico-político particular marcado por la multiplicación de los conflictos de gestión de las principales obras públicas (BLONDIAUX, 2007), sienta las bases de una nueva forma de consulta ciudadana sobre los principales proyectos públicos de interés general con afectaciones medioambientales. La puesta en marcha del Débat Public permite constatar algunas dificultades en relación a la participación. En primer lugar, las dificultades que conlleva reconocer los actores relevantes en el proceso, de manera que el nivel de legitimación de las propuestas no vaya siempre a la par de los actores que las defienden. Por otro lado, el papel de las asociaciones ecologistas como parte opositora, valiéndose del soporte colectivo para presionar en la toma de decisiones. En consecuencia, el papel del ciudadano a nivel individual resta al margen del debate, menospreciando las motivaciones particulares sin soporte colectivo (MARCANT y LAMARE, 2007). A resultas de esto, la conquista teórica de nuevos espacios de discusión puede ser percibida desde la preocupación por el distanciamiento entre el proceso instituido (el debate) y el actor instituyente (usuario) (REVEL, 2007). Buen ejemplo de ello y en el marco del canal de la Neste será el proceso de debate público iniciado ante el proyecto de embalse de Charlas24.

3.3 - El Patto per l’Acqua

31Propuesto en 2007 desde la región lombarda a raíz de la sequía estival de los años precedentes (2005 y 2006), el Patto per l’Acqua es fruto de la constatación sobre el uso múltiple de los recursos hídricos así como de la necesidad de fomentar el conocimiento mutuo entre intereses en competencia, cuando no en confrontación (REGIONE LOMBARDIA, 2006). Si bien su origen es resultado de una situación de emergencia, su propósito es responder a la más que previsible reducción de la disponibilidad hídrica regional en el horizonte temporal 2020-2025. Es decir, su relevancia debe permitir superar una situación puntual desde la concepción de un modelo de gestión a medio y largo plazo que tenga en consideración variables de gobernanza: participación, integración y corresponsabilidad. El proceso se estructuró en cinco grupos de trabajo: valoración y actualización de la gestión de los embalses; análisis sobre la eficiencia de gestión del agua para uso agrícola y de los sistemas de regadío; sostenibilidad y modificación de los tipos de cultivo; dotaciones estructurales para gestionar y valorar los recursos hídricos; e instrumentos y acciones para recopilar y difundir una información precisa. La aplicación de una metodología creativa (basada en la “desestructuración” de la problemática para abandonar estereotipos, prejuicios o falsas creencias y comenzar a establecer nuevos puntos de vista a través del conocimiento del otro) permitió establecer una serie de reglas: libertad de expresión y legitimidad de todas las opiniones; validación de todas las contribuciones con independencia del rol representado; obligación de escuchar y ponerse en el lugar del otro; y esfuerzo ante el reto de transformar las exigencias de diversa índole en propuestas elaboradas desde puntos de vista heterogéneos. Una de las prácticas más sorprendentes del proceso fue el método ideado para atender y comprender el punto de vista adverso: “el diálogo entre máscaras”. Un mecanismo por el cual el representante de una parte interesada, dispuesto con una máscara de teatro griego, formulaba y moderaba las opiniones y demandas de las otras partes interesadas.

32Los 66 actores firmantes representaban la administración pública a diferentes escalas, los respectivos organismos de gestión, los consorcios, los parques públicos, los sindicatos agrícolas, las asociaciones de regantes, las entidades ecologistas, el sector energético y el ámbito universitario. Todos ellos acordaron un total de siete líneas de acción a desarrollar de forma conjunta: el enfoque cultural entendido como la capacidad de divulgar y sensibilizar la realidad de los recursos hídricos de la región; la capacidad de compartir la información entre partes interesadas; la programación de la cuenca hidrográfica como mecanismo para coordinar los sectores consuntivos del agua; la gestión del agua en el medio ambiente priorizando el buen estado ecológico de los ríos y los lagos; la gestión del agua en la agricultura desde la optimización de los recursos; la gestión del agua en el sector civil a favor de un consumo eficiente; y las actuaciones infraestructurales como mejoras en la red de captación y distribución de las aguas. Aunque la apuesta por este pacto ha supuesto un ejemplo único de voluntad de cambio, su máxima crítica proviene de su debilidad de implantación, pues se trata de un acuerdo de carácter voluntario que no ha tenido continuidad más allá del año en el que se propuso.

4 - Conclusiones

33El paisaje de regadío es fruto de un modelo de gestión que integra la interrelación de intereses y valores a menudo distantes o confrontados. Sin embargo, cuando se trata de un recurso en competencia como es el agua, la visión tradicional de su gestión, basada en el enfoque sectorial, pierde fuerza como herramienta de consenso y acuerdo constructivo. De ahí la propuesta del MGTR como catalizador de las demandas del territorio mediante el fomento de la gobernanza y la integración de usos y funciones compatibles. Los tres casos de estudio analizados en este artículo comparten la búsqueda de la legitimidad social de proyectos de regadío históricos que ven cuestionada su funcionalidad tradicional ante una sensibilización social cada vez más preocupada por el estado de los bienes públicos. De ahí que la justificación de los canales de regadío haya impulsado la necesidad de fomentar mecanismos de participación que favorezcan el diálogo entre partes interesadas y mejoren la capacidad de entendimiento entre visiones en competencia.

34Las tres iniciativas impulsadas con el fin de minimizar los conflictos entre partes interesadas muestran la capacidad de adaptación y acción ante retos que sobrepasan el mero interés sectorial. Se mueven en el terreno que va desde la concepción positiva de la movilización ciudadana como ejemplo de gestión bottom-up a la voluntad de establecer un pacto que facilite el acuerdo entre posturas distantes o la capacidad política de definir un debate público capaz de analizar un proyecto desde diferentes puntos de vista. Todos ellos ponen el énfasis en la necesidad de promover acciones de carácter transversal y multiescalar para afrontar las limitaciones y los riesgos que implica no compartir los retos que supone la gestión de los recursos hídricos. Sin embargo, dichos instrumentos no están exentos de importantes limitaciones. El instrumento de carácter social, la movilización ciudadana, como expresión de la diversidad de actores que pueden intervenir en el proceso y de sus respectivos puntos de vista, no es capaz de trasponer su discurso local a escala nacional, reduciendo con ello su efectividad como representante global de las demandas sociales. El instrumento político francés, el Débat Public, si bien ha mejorado el nivel de gobernanza de las decisiones políticas de carácter infraestructural, no ha logrado reducir el prejuicio de situar a las partes interesadas según sean impulsoras u opositoras de un proyecto, favoreciendo la dualidad del proceso sin que las demandas transversales puedan tener su espacio de debate. Por último, el instrumento de gestión italiano es, sin duda, el ejemplo de participación que más favorece el entendimiento entre intereses dispares. Pese a ello, ha sido incapaz de trasladar los avances logrados en momentos marcados por situaciones excepcionales (como un episodio de sequía) a un acuerdo vinculante de ámbito superior que tenga en consideración los objetivos a medio y largo plazo. Sin duda, la tendencia pro-participación ya se ha iniciado y, en ella, las bondades junto a las limitaciones de los mecanismos referenciados deben aprovecharse como conocimiento adquirido para una mejora constante en los procesos de decisión y gestión. Sólo así se podrá mejorar la forma en que se relacionan usos y usuarios ante el reto que supone gestionar recursos naturales como el agua bajo la premisa de limitar el conflicto y promocionar la legitimidad del modelo de desarrollo priorizado.

Top of page

Bibliography

ALDAYA M. M y LLAMAS M. R. (eds.), (2012), El agua en España: bases para un pacto de futuro. Fundación Botín, Madrid.

ALDOMÀ I., (2007), Per un canal Segarra-Garrigues per al segle XXI. Convertir un projecte hidràulic en un projecte territorial. Treballs de la Societat Catalana de Geografia, 63, p. 7-38.

ALDOMÀ I., (2009), Manifest de Vallbona: una proposta d’ús de l’aigua per al segle XXI. Convertir un projecte hidràulic (canal Segarra-Garrigues) en un projecte territorial. Nota d’economia, 93-94, p. 67-89.

ALDOMÀ I., (2012), La preservació i l’adaptació de l’agricultura en els espais periurbans. L’exemple del Regadiu de Manresa, Franges. Els paisatges de la perifèria, NOGUÉ et al. (ed.), Observatori del Paisatge, Olot, p. 190-215.

ALLAN J. A., (2003), « Integrated Water Reosurces Management is a more Political than a Technical Challenge », en ALSHARHAN A. S. y Wood W. W. (eds.), Water Resources Perspectives: Evaluation, Management and Policy, Elsevier Science, The Netherlands, p. 9 23.

ANTUNES P. et al., (2009), Participation and evaluation for sustainable river basin governance, Ecological Economics, 68, p. 931‑939.

ARMITAGE D., (2008), Governance and the commons in a multi-level world, International Journal of the Commons, 2(1), p. 7-32.

ASPE Ch., (Coord.) (2012), De l’eau agricole à l’eau environnementale, Collection Update Sciences & Technologies, Éditions Quae, Paris.

BERGER C. y ROQUES J. L., (2005), L’eau comme fait social. Transparence et opacité dans la gestion locale de l’eau, L’Harmattan, Paris.

BISWAS A., (2008), Integrated water resources management: is it working? International Journal of Water Resources Development, 24,(1), p. 5‑22.

BLATRIX C., (2007), « Genèse et consolidation d’une institution: le débat public en France », in REVEL M. et al. (dir.), Le débat public: une expérience française de démocratie participative, Collection Recherches, La Découverte, Paris, p. 44-56.

BLONDIAUX L., (2007), « Introduction-Débat public: la genèse d’une institution singulière », in REVEL M. et al. (dir.), Le débat public: une expérience française de démocratie participative, Collection Recherches, La Découverte, Paris, p. 37-41.

BREBBIA C. A. et al., (2010), Sustainable Irrigation Management, Technologies and Policies III, WIT Press, Southampton.

BRUNHES J., (1902), Étude de Géographie Humaine. L’irrigation. Ses conditions géographiques, ses modes et son organisation dans la péninsule ibérique et dans l’Afrique du Nord, C. Naud Editeur, Paris.

BRUNSTAD R. J. et al., (2005), Multifunctionality of agriculture: an inquiry into the complementarity between landscape preservation and food security, European Review of Agricultural Economics, 32(4), p. 469-488.

CAIROL D. et al., (2009), Multifunctionality of agriculture and rural areas as reflected in policies: The importance and relevance of the territorial view, Journal of Environmental Policy & Planning, 11(4), p. 269-289.

CALLON M. et al., (2001), Agir dans un monde incertain. Essai sur la démocratie technique, Le Seuil, Paris.

CHARTRES C. y VARMA S., (2011), Out of water. From abundance to scarcity and how to solve the world’s water problems, Pearson Education Inc, New Jersey.

CLARIMONT S., (2005), « De la politique hydraulique à la Nouvelle culture de l’eau: débats publics et controverses autour des projets de transfert de l’Èbre (Espagne) »,in LASSERRE F. (dir.), Transferts massifs d’eau. Outils de développement ou instruments de pouvoir?, Presses de l’Université du Québec, Montréal, p. 401-419.

CLAEYS-MEKDADE C., (2006), La participation environnementale à la française : le citoyen, l’État… et le sociologue, VertigO, 7(3).

CONAC F., (1978), Irrigation et développement agricole. L’exemple des pays méditerranéens et danubiens, CDU/SEDES, Besançon.

CONSEJO DE EUROPA, (2001), Convenio europeo del paisaje, [en línea].

CUVILLIER J-P., (1984), L’irrigation dans la Catalogne médiévale et moderne, Mélanges de la Casa de Velázquez, 20, p. 145‑187.W

DE PASSÀ J., (1823), Voyage en Espagne dans les années 1816, 1817, 1818, 1819 ou recherches sur les arrosages, reeditada como Canales de riego de Cataluña y Reino de Valencia, Clásicos Agrarios, Universitat de València, Secretaria General Técnica (MAPA), Madrid, 1991.

DELGADO L. E. et al., (2007), Gobernanza ambiental: una estrategia orientada al desarrollo sustentable local a través de la participación ciudadana, Revista ambiente y desarrollo, 23(3), p. 68‑73.

DEL MORAL L., (2008), Integración de políticas sectoriales: agua y territorio. Panel Científico-técnico de seguimiento de la política de aguas, Fundación Nueva Cultura del Agua, Zaragoza.

DEL MORAL L., (2009), Nuevas tendencias en gestión del agua, ordenación del territorio e integración de políticas sectoriales, Scripta Nova, Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, 13(285), 1 de marzo de 2009.

DUFOUR A. et al., (2007), Multifunctionality in Agriculture and its Agents: Regional Comparisons, Sociologia Ruralis, 47(4), p. 316‑342.

ERCOLINI M., (2010), Cultura dell’acqua e progettazione paesistica, Gangemi, Roma.

FROGER G., (2006), Signification et ambiguïtés de la gouvernance dans le champ du développement durable, Mondes en développement, 4(136), p. 11‑28.

FROLOVA M., (2008), El estudio de los paisajes del agua en una cuenca vertiente: Propuesta metodológica, Revista de Estudios Regionales, 83, p. 21‑47.

GIL A. y MORALES A. (coord.), (1992), Hitos históricos de los regadíos españoles, Secretaría General Técnica (MAPA), Madrid.

GLEICK P. H., (2003), Global freshwater resources: soft-path solutions for the 21st century, Science, 302, p. 524‑528.

GROENFELDT D., (2006), Multifunctionality of agricultural water: looking beyond food production and ecosystem services, Irrigation and Drainage, 55, p. 73‑83.

GRUJARD E., (2003), La gestion de l’eau à l’épreuve des territoires, Hérodote, 3(110), p. 47‑69.

GRUPTA J. et al., (2010), The human right to water: moving towards consensus in a fragmented world, Review of European Community & International Environmental Law, 19(3), p. 294‑305.

HAMDY A., (2008), Water management and water scarcity perspectives in the Mediterranean, New Medit, 7(1), p. 13‑17.

HERMOSILLA J., (2010), Los regadíos históricos españoles. Paisajes culturales, paisajes sostenibles, Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Madrid.

IGLESIAS A. et al., (2007), Challenges to manage the risk of water scarcity and climate change in the Mediterranean, Water Resources Management, 21, p. 775‑788.

JOLIVEAU T. y AMZERT M., (2001), Les territoires de la participation: problème local, question universelle ? / Territories of participation: a local problem, an universal question?, Géocarrefour, 76(3), p. 171‑174.

KASHYAP A., (2004), Water governance: learning by developing adaptive capacity to incorporate climate variability and change, Water Science and Technology, 49(7), p. 141‑146.

LAPLUME A. O. et al., (2008), Stakeholder theory: reviewing a theory that moves us, Journal of Management, 34(6), p. 1 152‑1 189.

LARDON S. et al., (2008), Dispositifs de gouvernance territoriale durable en agriculture. Analyse de trois situations en France et au Brésil, Norois, 4(209), p. 17‑36.

LIPTON M. et al., (2003), The effects of Irrigation on poverty: a framework for analysis, Water Policy, 5, p. 413‑427.

LIVINGSTON M. L., (1995), Designing water institutions: market failures and institutional response, Water Resources Management, 9, p. 203‑220.

LLAURADÓ A., (1884), Tratado de aguas y riegos, Imprenta de Moreno y Rojas, Madrid, 2a. edición corregida y aumentada.

LÓPEZ VERA F., (2008), La gestión del agua en España, Encuentros multidisciplinares, 10(29), p. 2‑7.

MARCANT O. y LAMARE K., (2007), « Espaces publics et co-construction de l’intérêt général : apprentissages croisés des acteurs », in REVEL M. et al. (éd.), Le débat public: une expérience française de démocratie participative, collection Recherches, La Découverte, Paris, p. 227‑238.

MARTÍNEZ-GIL F. J., (1997), La nueva cultura del agua en España, Bakeaz Ediciones, Bilbao.

MARWAN L. et al., (2012), « Des canaux d’irrigation aux canaux de distribution d’eau brute ? », in ASPE C., De l’eau agricole à l’eau environnementale. Résistance et adaptation aux nouveaux enjeux de partage de l’eau en Méditerranée, Collection Update Sciences & Technologies, Éditions Quae, Paris, p. 21‑34.

MCDONNELL R. A., (2008), Challenges for Integrated Water Resources Management: How Do We Provide the Knowledge to Support Truly Integrated Thinking?, International Journal of Water Resources Development, 24(1), p. 131‑143.

MOTION J., (2005), Participative public relations: Power to the people or legitimacy for government discourse?, Public Relations Review, 31, p. 505‑512.

MULLER P., (1992), Entre le local et l’Europe, la crise du modèle français de politiques publiques, Revue Française de Sciences Politiques, 42(2), p. 275‑297.

MUÑIZ S., (2010), Agricultura i natura? Anatomia d’un conflicte. Claus i perspectives de futur del Canal Segarra-Garrigues, Diputació de Lleida, Lleida.

NOVO P. y GARRIDO A., (2011), Agua, agricultura y desarrollo: avances y retos para la reducción de la pobreza, Revista Española de Estudios Agrosociales y Pesqueros, 230, p. 11‑38.

PAHL-WOSTL C. et al., (2007), Social Learning and Water Resources Management, Ecology and Society, 12(2), (5).

PETIT O., (2004), La surexploitation des eaux souterraines: enjeux et gouvernance, Natures Sciences Sociétés, 12(2), p. 146‑156.

PIERRE J. y PETERS B. G., (2000), Governance, Politics and the State, St. Martin’s Press, New York.

PRAT N., (2004), La nova cultura de l’aigua: gènesi i conceptes, SAM, 11, p. 7‑15.

REGIONE LOMBARDIA, (2006), Il Patto per l’Acqua, Direzione Generale Reti, Servizi di Pubblica Utilità e Sviluppo Sostenibile, Milán.

REUVENY R. et al., (2011), On conflict over natural resources, Ecological Economics, 70(4), p. 698‑712.

REVEL M., (2007), « Les dynamiques du débat public : l’exemple de six débats publics », in REVEL M. et al. (éd.), Le débat public: une expérience française de démocratie participative, collection Recherches, La Découverte, Paris, p. 239‑251.

RHODES R., (1996), The New Governance: Governing without the Government, Political Studies, 44(4), p. 652‑667.

RICART S., (2012), « Vers une gestion territoriale de l’irrigation ? Le canal Segarra-Garrigues (Lleida, Catalogne) », in ASPE C., De l’eau agricole à l’eau environnementale. Résistance et adaptation aux nouveaux enjeux de partage de l’eau en Méditerranée, collection Update Sciences & Technologies, Éditions Quae, Paris, p. 337‑350.

ROGERS P. et al. (ed.), (2006), Water crisis: myth or reality?, Taylor & Francis, London.

RÖCKSTROM J. et al., (2010), Managing water in rainfed agricultura - The need for a paradigm shift, Agricultural Water Management, 97, p. 543‑550.

ROSEGRANT M. W. et al., (2002), World Water and Food to 2025: Dealing with Scarcity. International Food Policy Research Institute/IWMI, Colombo, Washington, D.C.

RUANO J.M., (2010), Contra la participación: discurso y realidad de las experiencias de participación ciudadana, Política y sociedad, 47(3), p. 93‑108.

RUF T., RIAUX J., (2008), Projet ISIIMM General synthesis, Euro–Mediterranean Regional Programme for Local Water Management, ME8/AIDCO/2001/0515/59763 - P016.

RUGGIE J. G., (1993), Territoriality and beyond: problematizing modernity in international relations, International Organization, 47(2), p. 139‑174.

SHARMA S. y HENRIQUES I., (2005), Stakeholder influences on sustainability practices in the Canadian forest services industry, Strategic Management Journal, 26, p. 159‑180.

STEURER R. et al., (2005), Corporations, stakeholders and sustainable development: A theoretical exploration of business-society relations, Journal of Business Ethics, 61, p. 263‑281.

STOCKER G., (1998), Cinq propositions pour une théorie de la gouvernance, Revue internationale des sciences sociales, 50, p. 19‑30.

SUBIRATS J., (2006), « ¿Por qué es importante la participación ciudadana en la gestión sostenible del agua? », en BRUFAU CURIEL P., Aguas limpias, manos limpias. Corrupción e irregularidades en la gestión del agua en España, Bakeaz-FNCA, Bilbao, p. 83‑91.

TARDIEU H., (1999), Agriculture irriguée, gestion de l’eau et développement territorial, Académie d’agriculture : La gestion multiusage de l’eau, CACG, Tarbes.

TURRAL H. et al., (2010), Investing in irrigation: Reviewing the past and looking the future, Agricultural Water Management, 97, p. 551‑560.

UNIÓN EUROPEA, (2001), La Gobernanza Europea. Un libro blanco, COM (2001) 428 final, Bruselas.

VALLERANI F., (2012), « Franges hidràuliques, entre angoixes geogràfiques i estratègies de supervivència: el cas de la terra ferma de Venècia », NOGUÉ et al. (ed.), Franges. Els paisatges de la perifèria, Observatori del Paisatge, Olot, p. 229‑252.

VAUX H., (2012), Water for agriculture and the environment: the ultimate trade-off, Water Policy, 14(1), p. 136‑146.

VERBEKE A. y TUNG V., (2013), The future of stakeholder management theory: a temporal perspective, Journal of Business Ethics, 112, p. 529-543.

VILLOCEL A. et al., (2010), Soutien des étiages dans le Sud-Ouest de la France. Outils de gestion équilibrée de la ressource en eau, La Houille Blanche, 5, p. 23‑29.

VON KORFF Y. et al., (2012), Implementing Participatory Water Management: Recent Advances in Theory, Practice, and Evaluation, Ecology and Society, 17(1), art. 30.

Top of page

Notes

1 Se recoge aquí parte de la definición del concepto de paisaje utilizada por el propio Convenio de Florencia del año 2000. Consulta del documento efectuada a través de la página web del Centre International de Droit Comparé de l’Environnement (C.I.D.C.E) [en línea].

2 El concepto de participación pública genera debate aún hoy en día, cinco décadas después de su nacimiento, evolucionando desde la gestión estratégica, la teoría organizativa y la ética comercial hasta el desarrollo sostenible y la legitimidad de la toma de decisiones (SHARMA y HENRIQUES, 2005; Steurer et al., 2005, VERBEKE y TUNG, 2013). Es interesante, por ello, consultar el estudio de LAPLUME et al., (2008) donde los autores repasan la literatura científica en torno al concepto, desde 1984 hasta 2007.

3 Resulta difícil separar la promoción de la « gobernanza » como suma de actores del impulso del concepto de « gestión integrada », donde la primera responde a una visión de carácter político y la segunda a una visión más técnica promocionada, progresivamente, como una nueva manera de gestionar a partir de una nueva actitud de la sociedad ante la disponibilidad, uso y distribución de los recursos naturales (ALLAN, 2003; GRUJARD, 2003; ANTUNES et al., 2009). Desde un punto de vista histórico, la gobernanza se define como la respuesta a la necesidad de un enfoque global y holístico con el fin de agrupar los diversos intereses sectoriales (agua de boca, agricultura, industria) desde escalas complementarias e integrando la concepción ecosistémica de los recursos naturales, como el agua y la tierra (MCDONNELL, 2008).

4 Su caracterización no se limitará a una única definición. Algunos la considerarán desde el enfoque de la responsabilidad financiera y la eficiencia administrativa. Otros centrarán su análisis desde las cuestiones políticas relacionadas con la democracia y la participación. Mientras que también habrá quien entienda la gobernanza desde los acuerdos o desacuerdos entre el sistema político-administrativo y el sistema ecológico, o bien en términos de explotación y de gestión de servicios.

5 Para Pierre y Peters (2000) son numerosas las razones que justifican el interés creciente por la gobernanza a lo largo de las tres últimas décadas: las crisis financieras de los Estados; la globalización y el desarrollo de instituciones transnacionales y el auge de actores no convencionales; las críticas frente al Estado y su política de gestión de los retos colectivos; la emergencia de una nueva gestión de la acción pública y la evolución y complejidad de las demandas de la sociedad.

6 Existen ciertas condiciones necesarias para lograr una « buena gobernanza », entre otros: la inclusión de las partes interesadas, la corresponsabilidad en la toma de decisiones, el fomento de la participación, la transparencia del proceso y la capacidad de reacción ante nuevos retos. El Libro Blanco sobre la Gobernanza Europea, elaborado por la Comisión de las Comunidades Europeas en 2001, refleja el interés creciente por la promoción de la participación como mecanismo de legitimación de la toma de decisiones.

7 Los resultados expuestos en este apartado son fruto de la investigación de campo llevada a cabo por Sandra Ricart entre febrero y abril de 2011 en la Université de Pau et des Pays de l’Adour (UPPA) y entre febrero y abril de 2012 en la Università degli Studi di Milano (UNIMI) gracias a las ayudas a la investigación otorgadas por la Generalitat de Catalunya (referencia 2010 BE 996) y la Universidad de Girona (referencia UdG 2568/11/15). En cada caso se realizaron entrevistas semi-estructuradas a los actores implicados seleccionados previamente con expertos en la temática de cada área de estudio.

8 El uso urbano o de boca también forma parte de las demandas de agua que suma el canal, un uso que si bien en un principio no ha generado conflicto con el resto de usos al tratarse de una demanda localizada en 43 localidades próximas al canal con un abastecimiento irregular, la posibilidad de ampliar el uso de boca a la región metropolitana de Barcelona a raíz de la sequía de 2008 generó un debate que a día de hoy continúa latente.

9 El principal elemento diferenciador entre el canal Segarra-Garrigues y el canal de la Neste y el canal de la Muzza es el momento de su construcción. Sin duda, la confluencia de las demandas agrícolas y ambientales es la variable que más ha marcado el devenir del canal Segarra-Garrigues. En este sentido, si bien, tal y como veremos, el binomio agrícola-ambiental de los otros dos canales sugiere también un carácter conflictivo, no es menos cierto que la magnitud que este ha tomado en el canal leridano es de mayor calibre. Sin ir más lejos, los actores implicados en la gestión del canal de la Neste han reconocido que difícilmente se podría haber concebido la obra si se hubiese proyectado a partir de la década de los años setenta.

10 En el año 2000 la Comisión Europea (CE) iniciará un procedimiento de infracción contra España (y por subsidiaridad, contra Cataluña) por insuficiencia de zonas ZEPA como aplicación de la Red Natura 2000. Ante la amenaza de sanción y la queja comunitaria realizada por las entidades conservacionistas SEO/BirdLife, IPCENA y EGRELL, tendrá lugar una ampliación del mapa de zonas de protección esteparia en 2003 a partir de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del canal Segarra-Garrigues. Aunque se llegó a un acuerdo en 2006 para dar por suficiente la nueva propuesta de delimitación de las zonas ZEPA, en 2007 la CE argumentó que dicha ampliación no era suficiente y en 2009 la Generalitat de Catalunya propuso una nueva ampliación de zonas ZEPA que abastaba más de 42.000 ha (el 60% de la superficie inicial que debía acotar el canal) así como un plan de gestión aprobado en 2010 junto a la nueva DIA y con el cual debían compatibilizarse la protección de las aves esteparias con la actividad productiva de regadío.

11 Loi nº 51-592 du 24 mai 1951 relative aux comptes spéciaux du Trésor pour l’exercice 1951 (actualmente incluido en el Code Rural).

12 Creada por Decreto del Consejo de Estado del 6 de enero de 1959 a efectos de la planificación regional, su objetivo principal es la gestión, el equipamiento y el desarrollo económico de la región de Midi-Pyrénées (desde 1960). Posteriormente, desde diciembre de 2000, se añadirá la región vecina de Aquitaine tras la absorción de la Compagnie d’aménagement rural d’Aquitaine (CARA). En colaboración con el Estado y las colectividades territoriales, la CACG opera en diferentes dominios: la movilización de los recursos hídricos (creación y mantenimiento de obras hidráulicas) y la gestión y la valorización de los recursos hídricos. Recientemente, el campo de acción de la CACG se ha ampliado hacia las actuaciones de carácter ambiental (saneamiento, almacenamiento y tratamiento de los residuos y gestión del espacio fluvial).

13 Cada usuario establece con la CACG un contrato de « acuerdo de restitución » como garantía que la cantidad de agua demandada se compensa a través de un retorno de agua equivalente al río. El acuerdo fija la extracción máxima y un volumen suscrito (la cuota) con un precio que tiene un doble componente: una parte en función del flujo suscrito y la otra en función del volumen consumido sobre la cuota. Dicho contrato también fija las sanciones para el usuario y por la CACG.

14 La Commission Neste es el órgano encargado de la gestión de los recursos hídricos del système Neste, donde se agrupan todos los actores del agua de los cinco departamentos implicados. Además de los representantes de la propia CACG, aglutina las visiones de los representantes institucionales de las diversas escalas competentes (ministère de l’Écologie, du développement durable et de l’énergie, conseil général y conseil régional o Agence de l’Eau Adour-Garonne), hasta los representantes del sector agrícola y del regadío (chambre d’agriculture, representantes de los regantes) o los usos no consuntivos del agua (France Nature Environnement y Fédération des Associations agréées pour la Pêche), entre otros. Cierto es que de los 55 miembros integrantes la mayor parte corresponden a la representación institucional, hecho que limita la capacidad de influencia del conjunto de la sociedad en la toma de decisiones.

15 Las ASA’s son instituciones públicas de carácter administrativo creadas mediante la Orden 2004-632 de 1 de julio de 2004 con el objetivo de primar el interés general bajo control estatal en relación a la gestión de los cursos de agua y sus usos asociados.

16 A lo largo de la última década los episodios de sequía se han hecho más regulares e intensos (verano de 2003, otoño de 2007, verano de 2009 y 2010, primavera de 2011), un hecho que ha comportado tensiones entre los distintos usuarios del agua.

17 Constituido mediante el R.D n. 2010 del 21-11-1938 como ente público no económico supervisado por el actual Ministero dell’Ambiente e della Tutela del Territorio e del Mare, prevé la construcción, mantenimiento y explotación de las obras reguladoras del Lago di Como.

18 Constituido en 1990 a partir del D.P.G.R. n. 21157 del 12-10-1989, representa la fusión entre un antiguo Consorzio di Bonifica existente y las Organizzazioni di Miglioramento Fondiario ed Irrigue, ambas operantes hasta el momento en la misma cuenca hidrográfica.

19 WWF, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra y SEO/Birdlife.

20 Una Nueva Cultura del Agua auspiciada por la fundación del mismo nombre (Fundación Nueva Cultura del Agua, FNCA) que agrupa un buen número de investigadores que llevan a cabo producciones científico-técnicas a favor de un nuevo concepto de gestión del agua en contraposición a la política nacional heredada del regeneracionismo (GIL-MARTÍNEZ, 1997; CLARIMONT, 2005). Un movimiento que pretende impulsar y afianzar la ruptura con el modelo de gestión del agua basado en el enfoque de la oferta (la prioridad es aumentar la disponibilidad de agua) con el fin de instaurar un modelo basado en la gestión de la demanda (la aplicación de medidas de control de la demanda, el uso eficiente de los recursos hídricos o la restauración del funcionamiento de los ecosistemas acuáticos y terrestres). Una concepción hidrológica basada en cuatro principios: la sostenibilidad del ecosistema, las decisiones de la subsidiariedad, la eficiencia en el servicio del medio ambiente y la participación activa de las partes interesadas (PRAT, 2004).

21 Una Ley que será reformada por la Loi sur l’eau de 1992, que concretará la descentralización de la toma de decisiones sobre los recursos hídricos e insistirá en el valor patrimonial de los mismos, y por la posterior Loi sur l’eau et les milieux aquatiques, de 2006, que supone la transposición de los principios de la Directiva Marco del Agua.

22 Loi nº 95-101 du 2 février 1995 relative au renforcement de la protection de l’environnement y Décret n° 96-388 du 10 mai 1996 relatif à la consultation du public et des associations en amont des décisions d’aménagement.

23 Institución creada con el fin de decidir sobre la necesidad de organizar un debate que garantice la objetividad y la calidad del debate público. A través de una comisión específica, la institución recoge la idoneidad de un proceso de debate público entre expertos y demandas sociales de carácter ambiental y/o territorial (BLATRIX, 2007).

24 El origen del proyecto fue resultado de la sequía que afectó el valle de Lannemezan en la década de 1980. En 1988 los representantes locales promovieron la construcción de este embalse a fin de dotar el valle de Lannemezan de mayores recursos hídricos. Después de la propuesta ministerial, en 1996 el Comité de Bassin Adour-Garonne se mostró favorable al proyecto de construcción del embalse (110 millones de m3) y un año más tarde, ante la afectación territorial del proyecto, la asociación FNE pidió la realización de un proceso de debate público. Con tal fin, en 2003 se crea la comisión de debate público para organizarlo y durante tres meses, de setiembre a diciembre, se celebraron reuniones abiertas a la participación de los interesados (tanto por su localización geográfica como por su implicación sectorial). El bagaje: 10 reuniones, 4.214 participantes, 29 expertos, 348 cuestiones expuestas y un coste de 569.958 euros. El resultado: no se realiza la infraestructura tal y como está planteada pero se reconoce la necesidad de actuar ante la falta de disponibilidad hídrica en la zona de afectación. Es decir, se cierra el proceso de debate público pero no el debate real entorno a la gestión de un recurso escaso con multiplicidad de usos y demandas y que depende de la estacionalidad climática para responder a las exigencias productivas y ambientales.

Top of page

List of illustrations

Title Fig. 1
Caption Esquema del Modelo de Gestión Territorial del Regadío (MGTR).
Credits Fuente: elaboración propia.
URL http://mediterranee.revues.org/docannexe/image/6700/img-1.png
File image/png, 11k
Title Fig. 2
Caption Situación de los tres casos de estudio: el canal Segarra-Garrigues, el canal de la Neste y el canal de la Muzza.
Credits Fuente: elaboración propia.
URL http://mediterranee.revues.org/docannexe/image/6700/img-2.png
File image/png, 76k
Title Tab. 1
Caption Características básicas de los canales de regadío analizados: el canal Segarra-Garrigues, el canal de la Neste y el canal de la Muzza.
Credits Fuente: elaboración propia a partir de Aldomà, 2007, Ricart, 2012, y las aportaciones de Sylvie Clarimont (Université de Pau et des Pays de l’Adour), Olivier Marchant (Observatoire de l’Adour), y Ettore Fanfani (Consorzio di Bonifica Muzza Bassa Lodigiana).
URL http://mediterranee.revues.org/docannexe/image/6700/img-3.jpg
File image/jpeg, 256k
Title Tab. 2
Caption Actores implicados en la gestión de los canales de regadío analizados: el canal Segarra-Garrigues, el canal de la Neste y el canal de la Muzza.
Credits Fuente: elaboración propia a partir de la información facilitada por los expertos consultados en cada uno de los casos de estudio. Leyenda: MAGRAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), MEEDDM (ministère de l’Écologie, du Développement durable et de l’Énergie), MAAP (ministère de l’Agriculture et de l’Agroalimentaire), MIPAAF (Ministero delle Politiche Agricole, Alimentari e Forestali), MATTM (Ministero dell’Ambiente e della Tutela del Territorio e del Mare).
URL http://mediterranee.revues.org/docannexe/image/6700/img-4.jpg
File image/jpeg, 392k
Title Fig. 3
Caption El canal Segarra-Garrigues y su entorno.
Credits Fuente: elaboración propia.
URL http://mediterranee.revues.org/docannexe/image/6700/img-5.png
File image/png, 522k
Title Fig. 4
Caption El canal de la Neste a su paso por Lortet.
Credits Fuente: elaboración propia.
URL http://mediterranee.revues.org/docannexe/image/6700/img-6.png
File image/png, 682k
Title Fig. 5
Caption El canal de la Muzza como vertebrador del paisaje lodigiano.
Credits Fuente: elaboración propia.
URL http://mediterranee.revues.org/docannexe/image/6700/img-7.png
File image/png, 612k
Top of page

References

Electronic reference

Sandra Ricart, Anna Ribas and David Pavón, « La participación en la gestión del regadío como mecanismo
para afrontar el conflicto territorial: algunos ejemplos de ámbito sur‑europeo
 », Méditerranée [Online], 120 | 2013, Online since 30 May 2015, connection on 23 March 2017. URL : http://mediterranee.revues.org/6700 ; DOI : 10.4000/mediterranee.6700

Top of page

About the authors

Sandra Ricart

Departamento de Geografía, Universitat de Girona, Plaça Ferrater Mora 1, 17071 Girona, España, sandra.ricart@udg.edu

Anna Ribas

Departamento de Geografía, Universitat de Girona, Plaça Ferrater Mora 1, 17071 Girona, España, anna.ribas@udg.edu

David Pavón

Departamento de Geografía, Universitat de Girona, Plaça Ferrater Mora 1, 17071 Girona, España, david.pavon@udg.edu

Top of page

Copyright

Tous droits réservés

Top of page